lunes, 14 de septiembre de 2009

Dosis masiva.

La propia-estima no puede ser verificada por los demás. Tú vales porque tú dices
que es así. Si dependes de los demás para valorarte, esta valorización estará
hecha por los demás.
Puede ser que tengas una enfermedad social, una enfermedad que no se pueda
curar con una simple inyección. Es muy probable que te haya infectado el virus
del desprecio a ti mismo; y el único remedio conocido para esto es una buena
dosis masiva de amor propio, o amor a ti mismo. Pero quizá, como mucha gente
en nuestra sociedad, tú has crecido con la idea de que está mal amarse a sí
mismo. Piensa en los demás, nos dice la sociedad. Ama a tu prójimo, nos predica
la Iglesia. Lo que nadie parece recordar es lo de amate a ti mismo, y sin embargo
es eso precisamente lo que vas a tener que aprender para lograr tu felicidad en el
momento-presente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

HAGAMOS ALMA.